Cinco tipos de oradores

¿Cuál eres tú?

Cada uno de nosotros habla con Dios de una forma única y distintiva. Algunos oran con una fuerte voz, otros muy suavecito, algunos hablan desde el corazón, otros son más formales. Y para los que hemos crecido en la iglesia, podemos juntar varias características de los oradores y dividirlos por categorías. 

cinco tipos de oradores

Si te fijas bien, te darás cuenta de que en la iglesia existen cinco tipos de oradores:

El cansado:

aquel que cuando ora parece estar pasando por una enfermedad renal, tristeza o dolor intestinal. Oran y no estás seguro de si están llorando o es su forma de expresarse. A veces es difícil escucharles ya que hablan muy bajito. Otro identificativo del cansado, es que cuando él o ella ora, nunca tienes muy claro el momento en el que decir amén. ¿Ha terminado ya?

El poeta:

cuando este ora normalmente estas despierto. O si no te despierta. Habla fuerte para que toda la iglesia le escuche. Le salen pareados espontáneos que yo no hubiera escrito ni en mis mejores sueños y se caracteriza por incluir adjetivos finalizados en “-oso” a sus alabanzas: majestuoso, glorioso, precioso, etc. Normalmente, la oración va in crescendo lo cual resulta en un fuerte “AMÉN” de parte de toda la congregación.   

El moderno:

este suele formar oraciones amenas que a todos nos gustan escuchar. Suele ser honesto acerca de su situación espiritual e incluir alguna historia que le ha sucedido esta semana en el trabajo o versículo que le ha impactado recientemente. Usará palabras actuales y expresiones como las siguientes:

  • “Cómo molas Dios,”
  • “eres súper poderoso,”
  • “me encanta tu rollo Señor”,
  • “Jesús gracias por ser mi mejor amigo.”

El repetitivo:

usa la palabra “Señor” alrededor de 3 veces cada 10 segundos. Suele comenzar con la coletilla, “Gracias Señor por este día…” Además, en su oración le pide a Dios la misma cosa expresada de cuatro formas diferentes para que quede más formal. En contraste con el moderno, el repetitivo piensa que ir al grano en la oración es de mala educación.

El pausado:

ora con tranquilidad. Si te despertaste con el poeta, con el pausado te volverás a dormir. El pausado no tiene miedo al silencio entre sus frases ya que medita profundamente las siguientes palabras que va a decir.  Suele hablar desde el corazón,  a eso se debe la lentitud de su oración. Después de cinco minutos de oración, los más inquietos comienzan a orar también, suplicando a Dios que el pausado termine para que puedan empezar a comer.

Seguramente se te han pasado unas cuantas personas por la cabeza mientras leías esto. E incluso hayas pensado en cual de todos podías ser tú mismo. 

Pregunta: Si te has identificado con alguno o crees que eres una mezcla de varios, deja tu comentario diciéndome quién crees que eres. Deja un comentario pichando aquí.

¿Qué piensas? No seas tímid@ pero tampoco te pases.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

One thought on “Cinco tipos de oradores