¿Me aceptará después de esto?

Como volver a Jesús después de haberme separado de él

Acabo de pasar por una etapa en la que se me han juntado varias cosas en la cabeza y han provocado que me distancie de Dios. Parece imposible que una seminarista se sienta alejada de Dios, pero créeme, sucede. Todas las personas pasamos por etapas de desamor con Jesús. Y a veces, después de días, semanas o incluso meses en los que creemos que poseemos el control de nuestras vidas, no sabemos muy bien como volver a sus brazos y entregarle nuestros corazones una vez más.

Puerta

Si estás pasando por esto, tal como yo lo he pasado, te diré lo que a mi me ha traído de vuelta a él.

Pide perdón

El simple hecho de que te hayas alejado de él, le ha dolido. No en plan, “¿Cómo te atreves?” Más bien en plan, “Me encanta pasar tiempo contigo y te he echado de menos. Por favor, no te vuelvas a separar de mí.”

El otro día descubrí que el versículo “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo” (Apoc. 3:20) no es para evangelizar a no cristianos. Cuando Juan lo escribió se dirigía a los creyentes de la iglesia de Laodicea. Es decir, ¡el versículo es para mí! Para nosotros. ¿Pero los cristianos no están ya cenando con Jesús? ¿No se supone que viven en comunión con él? Según este versículo… no. Al menos no todos.

Algunos cristianos hemos cerrado nuestra puerta a Jesús y le hemos dejado fuera. Creo que en este caso, “abrir la puerta” puede significar bajar nuestras barreras llenas de orgullo, pedir perdón y reconocer que queremos que Jesús coma en nuestro salón todos los días.

No vivas tu relación con él a través de otros

Es como si te echaras novio y decidieras poner un intermediario entre vosotros para comunicaros. ¿Absurdo, verdad? No esperes al domingo por la mañana para escucharle. No vengas a este blog para entenderle. No te alimentes únicamente de lo que tu líder de jóvenes te diga. No creas que le conoces sólo porque escuchas a otros hablar acerca de él. No es suficiente.

Búscale tú. En tu habitación. Cuéntale por qué te distanciaste de él. Cuéntale las heridas que se han formado en tu corazón, los miedos que te alejaron de él. Cuéntale los secretos que él ya sabe pero te avergüenzas de decir en voz alta. Y espera. No te rindas hasta que no te conteste.

Empieza poco a poco

Tómate el camino con calma. Búscale en porciones que seas capaz de digerir. Si nunca has leído Levítico, no empieces ahora. Lee los Salmos. O lee Lucas. Yo ahora estoy leyendo Lucas por que es mi libro preferido de la Biblia. Cuenta la historia de Jesús en orden cronológico y de principio a fin, lo cual hace que sea más sencillo de entender que los otros evangelios. Además, se centra en la humanidad de Jesús. ¿Qué mejor para re-enamorarme de él?

Recuerda que eres salvo por su gracia y que te está esperando de brazos abiertos.

Pregunta: ¿Alguna vez te has distanciado de Dios? ¿Qué otros consejos nos darías para volver a él? Deja un comentario pichando aquí.

¿Qué piensas? No seas tímid@ pero tampoco te pases.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

One thought on “¿Me aceptará después de esto?

  1. Gracias por compartirlo Amiga. Creo que todos vivimos momentos de distanciamiento con Dios y yo personalmente también he tenido un periodo de menos intensidad y ha sido por cúmulo de cosas. Me impidieron ver la necesidad que tenía de aún depender más de Dios en una situación como la que vivía. El Señor a través de su bondad puso a personas delante de mi para ver claramente que Él me estaba ‘llamando’ con el deseo de darme una salida en medio de mi adversidad. Y así fue, no solo me dio una respuesta si no que me ha bendecido más abundantemente de lo que yo esperaba. Sin duda, el estar cerca de Dios es el mayor bálsamo que nuestras vidas puedan tener, en todo tiempo, en cada situación, pase lo que pase y venga lo que venga. Yo consejos no puedo dar pero si compartir algo que me ayuda a acercarme de nuevo y a permanecer y es el evaluarme a mi misma cada pocos días. Me ayuda a ir viendo mi progreso, tanto positivo como negativo, para ser más constante conmigo misma.
    Espero que sea de ayuda jejeje! Un abrazo fuerte =)