Rebosando de ti

Estudiar en el seminario puede causar ralladas severas. Te toca escribir un trabajo sobre los “testigos misteriosos” de Apocalipsis 11 después de haber divagado durante tres horas de clase en las epístolas paulinas y debatir el papel de la mujer en la iglesia. Uno de los trabajos más difíciles no es el 20 páginas que tienes que entregar en dos semanas, si no procesar todo lo que estás aprendiendo y a la vez mantener la salud mental.

Últimamente, en medio de este laberinto de conocimiento me pregunto, ¿qué hago ahora? ¿Cómo afecta esto a mi vida? ¿A mi relación con Jesús? Algo que me recordó mi marido hace poco es que el conocimiento no te acerca a Dios. Entonces, ¿qué es? Quizá tú también te encuentres en una estación de estrés y no sepas muy bien cómo ser cristiano. Si es así, a lo mejor te ayuda esta descripción que me escribí a mí misma en algún momento de mi pasado.

Sigue leyendo »

¿Me aceptará después de esto?

Como volver a Jesús después de haberme separado de él

Acabo de pasar por una etapa en la que se me han juntado varias cosas en la cabeza y han provocado que me distancie de Dios. Parece imposible que una seminarista se sienta alejada de Dios, pero créeme, sucede. Todas las personas pasamos por etapas de desamor con Jesús. Y a veces, después de días, semanas o incluso meses en los que creemos que poseemos el control de nuestras vidas, no sabemos muy bien como volver a sus brazos y entregarle nuestros corazones una vez más.

Puerta

Si estás pasando por esto, tal como yo lo he pasado, te diré lo que a mi me ha traído de vuelta a él.

Sigue leyendo »

Lo que no entendía de mi salvación

No tengo nada que aportar.

Hace unos meses mi marido y yo nos encontramos entre la espada y la pared. Se acercaba diciembre y no teníamos dinero para pagar mi matrícula del siguiente semestre. Nos faltaban 1.000 dólares. Yo no tenía ni idea de qué iba a pasar. ¿Tendré que dejar los estudios? ¿Y volverme a casa? Puff, eso sería horrible, pero si es lo que Dios quiere, pues que así sea. No nos quedaba otra opción que orar y pedirle al Señor que nos proveyera. Así que compartí nuestra petición con mi grupo de hogar. Fui muy honesta y dije algo así como: “No sé cómo vamos a pagar la matrícula, pero sé que Dios proveerá de alguna forma.”

Gracia

La semana siguiente, una amiga de mi grupo de hogar vino y me dio un carta y me dijo: “Esto es para animarte.” Lo abrí de camino a casa y vi que era un…

Sigue leyendo »

Cuando orar parece no servir para nada

"¿Dios, estás ahí?"

Alguna vez has estado tan en el fondo que has pensado que orar no serviría para nada? Y te revuelves en tu propia miseria seguro de que ya todo está perdido, no existe solución ni salida. Ya ni siquiera Dios puede hacer nada. Es demasiado tarde. Imposible que cambien las tornas ahora. ¿Por qué orar? Ya no hay absolutamente nada que hacer. Si te encuentras aquí, créeme, yo también lo he estado. Y sólo quiero recordarte (y a mí misma) un par de cosas:

orar

Sigue leyendo »

Las tres C’s que cambiarán tu vida para siempre

Como las lentejas, o las tomas o las dejas.

Sigo a Jesús desde hace 10 años. Es la mejor decisión que he tomado en mi vida. Yo era una adolescente que no quería saber nada de la iglesia. Lo único que me interesaba eran mis amigas, los chicos y la fiesta. Muchas veces me encontraba a solas pensando, “¿Qué sentido tiene mi vida? ¿Para qué estoy aquí en este mundo?” Emborracharme y ligar, obviamente no era la respuesta.

plain

Mucha gente piensa que eso de la religión evangélica sólo encaja con la personalidad de ciertas personas, pero yo sé que no es así. Jesús te ama a ti lo mismo que me ama a mí, por eso hoy quiero darte los pasos (súper sencillos) que tienes que seguir para tener esperanza cuando la vida en esta tierra se agote:

Sigue leyendo »